Destina-Dos





Dos jóvenes… un Destino.
Esta es la historia del joven Marco y la bella señorita Sora.


Marco Capitulo Uno:
“Brontë, el trueno azul”
Marco, es un joven que vive en las afueras de un pueblo llamado Lodergi, este es un pueblo muy hermoso, pero muy alejado de todo lo que pasa en el mundo exterior. Este joven tenía un hermano mayor, llamado Theo, y los dos tenían el mismo anhelo y sueño, el de formar parte de una elite de guerreros especiales, llamados “La Gran Orden”. 


La Gran Orden, era muy conocida por su código de honor: Justicia - Verdad - Valor. Ellos eran un grupo de personas que luchaban para que todo lo que es, sea. Pero no cualquiera podía llegar a ser uno de ellos. Solo los escogidos por El Fénix tenían la oportunidad de ser llevados hacia las puertas de La montaña del Destino.


Marco, siempre antes de dormir subía al techo de su humilde casa, y mientras miraba las estrellas se repetía en voz alta — algún día… yo se que algún día seré parte de La Gran Orden… tendré aventurar y retos sin comparación alguna…  y podré ser lo que estoy destinado a ser — en lo profundo de su ser, él sabía que algo grande le esperaba allá afuera; pero ni sus ojos, ni sus oídos y ni su mente sabían todo lo que Anótatos le tenia predestinado a ser.  


Un día, como cualquier otro, Marco y su hermano Theo, se levantaron como siempre a ayudar a su padre con todo el que hacer de la granja. 


Marco se dedicaba al cuidado de los caballos y arar la tierra. Theo, a arreglar todo lo que no serbia y además cultivaba todo lo relacionado con la época y la región, hortalizas, frutas, vegetales, entre otros . Mientras que su padre se dedicaba a ver el ganado que tenían. Cada uno tomo su quehacer y se dedico a eso. A medio día, siempre se reunían por costumbre en una bodega en medio de sus tierras, la cual ellos avían construido con sus propias manos. Marco y Theo eran jóvenes con muchas habilidades y una de ellas era trabajar con la madera y lo hacían con mucha creatividad. Esta bodega no solo era un buen lugar para descansar y comer juntos, sino que también un lugar lleno de inventos que hacían que esta bodega fuera un lugar para relajarse, divertirce y salir de la rutina diaria.

Los tres llegaron como de costumbre a la bodega. Estaban listos para entrar cuando de repente… en uno de esos momentos donde el silencio se apodera de la situación y es roto por el destino; se escucha como el aire se parte por la mitad, como si un pequeño pedazo de trueno llegara en ese momento. Un objeto, fue lanzado con mucha fuerza y velocidad hacia la puerta de la bodega. Se ve como una flecha de color obscuro. El padre de Marco se acerca a ella rápidamente, la toca y da un giro precipitado, gritando — ¡¡CORRAN, CORRAN DE INMEDIATO!! Aléjense de este lugar — Marco y Theo no saben lo que sucede, pero al ver el rostro de su padre le obedecen de inmediato y comienzan a correr. 
El padre se da la vuelta y se aparta de la puerta unos cuantos metros, comienza a recitar unas palabras con gran fuerza y coloca su puño derecho y rodilla izquierda en el suelo con gran fuerza y firmeza. Marco y Theo corren como su padre se los ordena, pero al escuchar lo que su padre recita con gran fuerza y firmeza, se detienen a ver lo que su padre hace. De repente en el preciso momento en que el puño y la rodilla, del padre de Marco, pegan en el suelo, se ve como la flecha obscura comienza a brillar en un tono de color púrpura. Este resplandor comienza hacerse más y más grande. En ese preciso instante, se ve como de la mano derecha del padre de marco sale un resplandor de color azul, este toma la forma de un mazo gigante. 
El padre de marco, luego de tener el mazo en su mano, se da la vuelta para ver como sus hijos se ponían a salvo. Al verlos que estos se detienen por ver lo que está sucediendo, él les grita — ¡¿QUÉ ESTÁN VIENDO?! ¡Sigan corriendo, y no se detengan pase lo que pase! ¡¡CORRAAAANN, ALEJENCE DE AQUÍ!! — ellos no pueden creer lo que está sucediendo en ese momento, y corren nuevamente, pero Theo tropieza y cae al suelo. Marco regresa rápidamente a levantarlo, pero en ese momento sucede lo inimaginable para ellos.
Su padre vuelve a recitar algo que ellos no entienden, y lo hace con mucha autoridad y fuerza. Toma el mazo con las dos manos, apoya con firmeza sus pies al suelo y levanta el mazo desde la parte de atrás de su cuerpo; comienza a correr, aun recitando esas palabras incomprensibles, hasta llegar a la puerta de la bodega y golpea con mucha fuerza la flecha obscura con resplandor púrpura. Esto causa un estallido tan poderoso que solo se logra ver una luz segadora y luego se siente la explosión masiva en todo el lugar. La explosión alcanza tal magnitud que Marco y Theo son lanzados a casi 20 metros de donde estaban observando todo.
Los dos quedan inconscientes por unos minutos…  
Cuando logran despertar, todo el lugar queda completamente destruido. Este se veía como si Anótatos lo hubiera destruyo con su propia mano. Los dos se ponen de pie y comienzan a buscar a su padre. Después de estarlo buscando por varias horas y desconsolados, lo encuentran bajo muchos escombros. El se encuentra sumamente herido. Theo le dice a su hermano que lo tienen que llevar de inmediato a la casa para sanar sus heridas. Los dos improvisan una camilla con las cosas que tenían a mano.

Cuando llegan a la casa se dan cuanta que las heridas son mas graves de lo que imaginaban. Pero ademas de eso, alrededor de las heridas, se estaban formando una especie de tatuajes de tinta color púrpura. En ese preciso instante se dan cuenta de que eso era algo que ellos no podían resolver por ellos mismo. 
Marco, junta sus manos y entre lagrimas, se arrodilla junto a la cama de su padre y pide con todas sus fuerzas: – ¡¡¡oh Gran Anótatos, que habitas el los luceros celestiales!!! ¡Que eres el creador de todo lo que es. Solo quiero pedirte que ayudes a mi padre en este momento. Mi padre, mi padre es un buen hombre, ademas, él y mi hermano son todo lo que tengo en esta vida. Tu ya te llevaste a mi madre contigo, por favor no te lleves a mi padre. Lo necesito, soy demasiado joven para quedarme sin él, lo necesito, aun tengo mucho que aprender de sus enseñanzas y sabiduría… lo amo… lo amo con toda mi alma, me moriría sin él… ¡¡NO TE LO LLEVES DE MI LADO, POR FAVOR, AUN NO, AUN NO POR FAVOR!!  – Ese momento, Theo, ve a su hermano y se arrodilla junto a él y clama a Anótatos, el creador de todo, con la misma fuerza y dolor que su hermano. Ellos pasan toda la noche en esa postura de clamor hasta quedarse dormidos al pie de la cama.
Cuando el primer rayo de sol toca el alba y el silencio es interrumpido por el amanecer. Se escucha un quejido, producido por mucho dolor. Inmediatamente, Theo y Marcos despiertan y se aseguran de lo que están escuchando. 
Su padre, despertaba poco a poco, pero muy dolorido (esto era de esperarse). Ellos muy emocionados por lo están viendo, comienzan a sollozar, le toman la mano y comentan en voz alta – ¡¡Anótatos ha sido bueno con nosotros, él ha escuchado nuestras plegarias y nuestro clamor!! – el padre de Marco y Theo con mucho dolor, trata de sentarse, pero el dolor se lo impide.  Sus hijos como pueden le ayudan a sentarse en la orilla de la cama, y él comienza a ver su cuerpo cubierto por vendas y bálsamos, y ve como se han formado esas marcas alrededor de sus heridas. Inclina su cabeza, y le pide a sus hijos que se acérquen más – hijitos míos, creo que es hora que les cuente quien soy en realidad y quien era su madre – al oír esto los dos jóvenes se ven las caras, y no entienden las palabras que salen de la boca de su padre y Theo le dice — creo que tienes fiebre padre, por que tus palabras no tiene sentido — Theo, coloca su mano en la frente de su padre y al hacer esto ve los ojos de su padre y ve que lo que dice no es por la fiebre — ¿Pero qué quieres decir padre, no entendemos que quieres decir con eso? ¿acaso eres alguien mas, eres otra persona ademas que nuestro padre? — le dice Theo, poniéndose de pie, con mucha angustia en el rostro.  Marco, se pone de pie y comienza a caminar como león enjaulado — ¡¡yo lo sabia!! Yo sabia que no éramos unos simples granjeros, yo sabia que teníamos algo especial… ¿pero qué es lo que somos? … ¡¿quién eres, padre, quienes somos?!” — el padre, baja su rostro, comienza a relatarles una historia muy inesperada…    
— “Mis queridos hijos, mi nombre no es Pablo, mi verdadero nombre… es: BRONTË, EL TRUENO AZUL. Soy un guerrero-mago y miembro de LA GRAN ORDEN”  —

˜
Mapa de Ënnéa
Ubicación de Lodergi



˜

Glosario: 
Lodergi: loder (lejano) gi (lugar)
Anótatos: Dios creador de todo
Brontë: Trueno (trueno azul)
Ënnéa: Nueve (noveno reino)


Licencia de Creative Commons
Destina-Dos by Jorge Mario Aldana (jorgema) is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en inklins jorgema.
Permissions beyond the scope of this license may be available at jorgemadesign@gmail.com.





1 comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)