Un Presentimiento

Ella dormía mientras el sol se hacia presente tocando suavemente su piel, avisando que un nuevo día comenzó. Abre los ojos y ve el techo, se sienta sobre su cama, gira hasta tocar con sus pies desnudos el suelo frío para despertar; un leve escalofrío recorre su cuerpo hasta hacerla sonreír. Se pone de pie, camina hasta la ducha como es costumbre de todas las mañanas. Por alguna razón en especial, ese día al salir de la ducha, se da cuenta que algo sucederá. Se cepilla los dientes, pensando en ese presentimiento; se dirige a al refrigerador toma la caja de leche, luego se sienta en la mesa, toma el cereal y desayuna… no sabe que es lo que pasara, pero ese leve presentimiento esta metido en su mente como alfiler.

Sale de su casa, se sube a su bicicleta y se va a su trabajo. Ella trabaja a unas cuantas calles de ahí, tiene un taller de arte, donde hace hermosas esculturas, pinta hermosos cuadros y da clases a los niños que viven cerca. Durante el camino, mientras ella pedalea en su bicicleta, sigue pensando que es ese presentimiento que tiene metido en tu cabeza, y por qué se ha quedado tan vivido dentro de ella. De repente cruza la calle y choca con un muchacho que corría hablando por teléfono, los dos caen a suelo, él tira su teléfono y sus anteojos salen volando, ella cae de la bicicleta y cae sobre los anteojos del muchacho. Él muy avergonzado, comienza a disculparse, aun tendido en el suelo, busca su celular y su anteojos, la joven también se disculpa por conducir tan distraída, él se levanta y luego ayuda a levantarse a la hermosa joven, al hacerlo se da cuenta que su anteojos yacen en mil pedazos sobre el duro concreto de la acera. La joven comienza a disculparse por los daños y le dice que la acompañe hasta su taller de arte, donde ella le repondrá lo de sus anteojos. Él le dice que no hay problema alguno, solo fue un accidente, y que él tiene que irse rápido porque tiene que llegar a presentar un nuevo proyecto a su trabajo. La joven insiste y le pide que tome su tarjeta y la llame, para pagar por los anteojos rotos. Él comienza a caminar y sonríe diciendole que no se preocupe que no es que los necesite mucho, se da la vuelta y se golpea fuertemente con un poste. Ella se impresiona por el golpe, él se levanta rápidamente y le dice, que no se preocupe, que le pasa seguido con o sin anteojos. Luego sale corriendo y toma el bus en la siguiente esquina. Ella se queda sonriendo como nunca lo ha hecho y él va sentado en el bus sonriendo como nunca en su vida lo había hecho.

Los dos se quedan impresionados uno por el otro, sin saber nada sobre la otra persona. Pasaron días, semanas y meses con esa sensación de felicidad perfecta, sonreían sin saber porque, suspiraban y luego venia la imagen del otro es sus mentes. Cada uno sabia que ese encuentro inesperado había cambiado todo dentro de ellos. Pero los dos siguieron sus vidas, y se conformaron con ese sentimiento, se decían así mismos: "fue un buen momento, es mejor dejarlo así… por qué arruinarlo, es mejor que sea un hermoso recuerdo de algo que puedo ser y no fue."

Pasaron cuatro años, los dos hicieron sus vidas con otras personas, pero aun sentían eso especial por esa persona sin nombre, con esa persona que se chocaron de tal forma que sus almas se llevaron un poco del otro. Una noche, las dos parejas salieron sin saber que se cursarían sus caminos de nuevo. Él invita a su novia al cine, y ella invita a su novia a una exposición de arte, los dos en la misma calle a solo unas cuantas cuadras uno del otro, pero ninguno sabe nada de la existencia del otro. La película termina, la galería cierra, él le dice a su novia que tiene ganas de caminar hasta su casa, su novia se despide y toma un taxi; ella le dice a su novio que se juntará con una amiga a unas cuantas cuadras, el novio se despide y toma un taxi. Los dos caminan en dirección al otro, sobre la misma calle, sobre la misma acera. Mientras él caminaba llevaba nuevamente el celular en la mano, leía unos correos del trabajo, ella llevaba el suyo en la mano porque escribía y subía fotos a su blog de la experiencia que vivió en la galería de arte.

Mientras escribían, uno para responder a su jefe y ella para describir lo que había vivido, un presentimiento se hace presente en ellos dos, de esos que te quitan hasta el aliento. Sin saberlo se acercaban mas y mas, cada palabra escrita en sus celulares era un paso que se acercaban uno al otro; él comenzó a sentirse incomodo, a ver a todos lados; ella a su vez tenia escalofríos por todo el cuerpo y su corazón latía muy fuerte, y en un abrir y cerrar de ojos los dos se chocan y se ven de nuevo, los dos sonríen y se olvidan del mundo a su alrededor, ella se tira abrazarlo sin pensarlo dos beses, y él la sostiene en el aire, abrazándola con fuerza, con la intención de no dejarla ir de nuevo; él le dice al oído: ¡Eres tú!. Ella sonríe afirmando lo que él decía. En ese instante los dos se dieron cuenta que estaban destinados a estar juntos, que esa persona sin nombre frente a ellos, era eso que les hacia falta para ser felices, pero… unos hombres se acercan a ellos como león al acecho, les comienzan a gritar y a pedir sus cosas, uno de los asaltantes ve que la chica esconde un dije de plata en su puño, y le dice que le de lo que tiene escondido, ella se recite, el ladrón le pega y ella cae al suelo, el joven se enfurece y se lanza a pegarle al ladrón, el otro ladrón por defender a su amigo le calva un puñal al podré joven en un costado… el ladrón lo repite cinco veces mas y sin misericordia, el joven cae de rodillas en la acera, escupiendo sangre y desfalleciendo poco a poco… la joven al ver eso se tira a abrazarlo; un ladrón le dice al otro, no es bueno que queden testigos, saca un pequeña pistola y le dispara a la joven.

Los ladrones se van, dejándolos allí, abrasados y en agonía… los dos se ven con lagrimas en los ojos… sonríen y mueren en brazos del otro.


Licencia de Creative Commons
Creado a partir de la obra en inklins jorgema.
Permissions beyond the scope of this license may be available at jorgemadesign@gmail.com.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)