Historia entre otra historia

… mientras esperaba el bus que me llevaría a mi casa, y leía un libro, cruzó frente a mi una preciosa mujer, que se llevo mis suspiros con ella. No pude evitarlo y sin pensarlo o meditarlo, ya estaba de pie y caminado hacia ella, lo único que quería era preguntar el nombre de tan hermoso ser. Toque su hombro y cuando ella voltio, sonreí como aquel niño que sonríe sin temor y sin malicia. Ella sonrío y se sonrojo al momento de preguntar por su nombre; al ver ese inocente y hermoso gesto en su rostro, me perdí en enamoramiento instantáneo, no pude evitar la alegría en mi rostro al escuchar su voz, así como tampoco pude evitar decirle que era la mujer mas hermosa que habían visto mis ojos. Le dije mi nombre y le entre mi corazón, ella me regalo una sonrisa y la esperanza de una segunda oportunidad para volvernos a ver …

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)