El viento sopla y el sol se oculta

El viento sopla y el sol se oculta mientras los pensamientos nacen y las emociones florecen.

Y es que cada día es el comienzo de lo ilógico e inesperado, de lo que te provoca esas ganas insaciables de vivir y de lo que te quita el aliento de lo bueno que es. También de las situaciones turbias, negaciones y conflictos internos que nos hacen dudar, pero aun en ese instante el viento sopla y sol se oculta.

Cada día es dueño de su propio y dulce desdén, cada segundo muerto es producto de lo que no fue y no tuvo que ser; el momento es hoy, es ahora, sino nunca lo fue.
Cada minuto que te ocultas a ti mismo del mundo es un minuto desperdiciado, cada día que dejas de ser y decir, es una muerte lenta e inconsciente, y todo eso pasa mientras el viento sopla y el sol se oculta.

Todo, cada segundo y cada minuto, cada palabra y cada acción, todo se fusiona y forman nuestra historia, y nos hace lo que somos y lo que seremos; pero no importa cuanto intentes recuperar lo que fuiste, porque eso quedó atrás y forma parte del pasado. Pero sólo queda de ellos en nosotros eso bello que florece cuando el viento sopla y el sol se oculta.

Hoy es el momento de estar y de ser, es el instante de dar y querer. La vida es cruel y sin misericordia cuando no la aprecias desde el punto de vista más obtuso. La vida es la pintura del artista más incomprendido, es poesía del escritor más perturbado; por eso, cada pincelada y cada palabra escrita en tinta de lo que vivimos, es simplemente la epifanía de la incomprensión, es el arte de vivir cuando el viento sopla y el sol se oculta.


Y así, el viento seguirá soplando y el sol se seguirá ocultando para dar paso a lo que tiene que nacer y florecer, a lo que tiene que vivir y ser, a lo que tiene que pasar y no suceder. Por eso, la vida no es para comprenderla, es simplemente para sentirla, para vivirla. No me mal interpretes, no digo que no debes pensar en lo que haces, sólo digo que no te cuestiones en las cosas que sabes que tienes que sentir mas no pensar; porque para eso el viento sopla y el sol se oculta, para que exista una oportunidad más al día que le sigue a éste; para que tú, hoy y cada día de tu existencia te sientas vivo y encuentres tu camino. Y todo esto, mientras el el viento sopla y sol se oculta.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)