Entradas

Mostrando entradas de abril, 2015

Miedo de ser una ilusión

Tengo miedo de ser solo una ilusión en tu corazón.
Temo perderte en un instante, de volver a vivir una vida sin ti.
Le tengo miedo a que una mañana al despertar, te des cuenta que solo fui un sueño en una dulce noche de verano, y decidas entonces seguir tu vida en una realidad sin mi.
Tengo miedo de que ya no estés en mi vida, de extrañarte cada noche y de llorar con cada verso que escriba recordando tu rostro y esa mirada que cautivó mi corazón desde el primer día en que te vi.
Le tengo demasiado miedo a perderte, a ya no tenerte mas junto a mi; miedo a una vida sin tu voz, sin tus brazos, sin tu amor.
Sí, he de confesar que le temo a que no me ames. Porque ahora que te tengo, sé que moriría inmediatamente por dentro en el momento que deje de ser la causa de tus suspiros, el porque de tus risas y la razón por la cual quieres amar.
Y es por eso que hoy el miedo me abruma, pues tengo miedo de una vida sin ti.

Léeme

Léeme, y observa a través de mis palabras quien soy y quien quiero ser.
Léeme, y mira por ti misma que cada palabra escrita sobre este pedazo de papel, es solo el reflejo de eso que me haces sentir y querer.
Léeme, y ve mas allá de mis letras. Percibe cada sentimiento que escribo a causa tuya, siente esa euforia que se desata con solo pensar en ti.
Por favor, léeme, y descubre que entre cada palabra se esconde tu nombre, tu rostro y esas ganas insaciables de besarte y tenerte entre mis brazos.
Léeme. Solo léeme una vez mas y entonces entenderás que ya estoy a merced de ti; pues sin pensar y sin provocar, esto que siento por ti ya tiene vida propia dentro de mi alma y mi ser.
Léeme, dulce y hermosa mujer de luna, y ve entre letras y versos, que me estoy volviendo «tuyo» y que deseo que seamos «nuestros».

Familia tatuada en tinta

En ocasiones, la vida misma se pierde en la realidad supuesta e impuesta. Pero son esos seres, que al igual que nosotros, fueron hechos con pedazos de libros, polvo lunar y estratos de locura; esos seres únicos que nos permite anclar de nuevo en la surrealidad, esa que es la verdadera y nos hace ser quienes debemos ser. Es por ellos que podemos regresar a casa y sentirnos como en el hogar, pues ellos son nuestra familia; una familia tatuada en tinta, sobre la piel del alma.

El mundo «SIN TI»

En tu ausencia las noches se pronuncian en eternidad, los días traen consigo aires de infinidad, explosiones de desesperación y estruendosos sentimientos que se ahogan en el marchar del tiempo. Cada instante se vuelve años y cada suspiro una agonía, porque al no saber de ti los segundos torturan mi cuerpo y mente, llevándome al colapso personal y a ese lugar donde las imágenes se hacen distantes y difusas, donde el respirar pesa y nada de lo que hago tiene sentido. Porque extrañarte me hace sentir fuera de la razón y me encierra en ese vacío mundo, un mundo llamado «SIN TI».

Enamorados eternos

Te amo por lo que eres y por lo que soy. Te amo por quien eres al estar junto a mi y lejos de mi, y por lo que soy al estar contigo y por ese en quien me convierto al estar lejos de ti. Te amo por lo que somos al estar juntos tu y yo en esa soledad incógnita, y en esa donde todo el mundo nos ve.

Te amo por cada uno de esos momentos en los que fuimos y seremos, y también por los que no vivimos ni veremos. Te amo por lo que el amor nos ha hecho ser y por eso hermoso que nos esta esperando en cada amanecer.
Te amo por eso que aún no tiene una explicación en nuestras vidas y por todo lo que nos ha dejado claro la vida misma. Por esos momentos donde la razón es la guía perfecta de nuestros corazones y la locura nuestra mejor compañera.
Pues te amo hoy por lo que fuiste y por lo que fui, te amo hoy por lo que eres y por lo que soy, y te amaré mañana por lo que serás y seré; es por eso que te amo, porque ahora somos y seremos dos enamorados eternos.

De origen noble

Existen personas que están destinadas a estar con nosotros y a acompañarnos en este camino que llamamos vida, con el único propósito de hacernos mejores, enseñándonos de forma vivencial como debe comportarse un hombre, un hombre de verdad.
Y yo, aprendí que un hombre es humilde y respetuoso, cortés y caballeroso, luchador y generoso. Que un hombre valora y respeta a una mujer por lo que es y lo que piensa, que la trata como su igual, y que una mujer es lo mas preciado en este mundo. Que es de humanos equivocarnos, pero que es de hombres el admitir los errores, el pedir perdón, el buscar redención y cambiar las cosas para poder seguir adelante. Pero sobre todo, que el corazón de un hombre le pertenece a una sola mujer, esa que será su esposa, su compañera de vida, su mejor amiga, su amante y la madre de sus hijos.
Y esto, lo aprendí del mejor, de un hombre que merece mi respeto y mi admiración, que merece ser llamado «Don» pues es «De Origen Noble», no por sus bienes o por su edad, sino …

Intrínseco amor

Este amor intrínseco que siento por ti, me tiene escribiendo palabras y versos connaturales en cada momento, y entre cada suspiro que provocan esas letras de amor, soy arrebatado de mi realidad, llevado a sentirte en mi y a querer estar ahí, solos, juntos, en medio de la oscuridad; convirtiendo un plural en un sublime singular y un segundo en una eternidad pasional colmada de romance y dulzura.

multiVERSO

Dentro de cada verso, en cada poema, se encuentra una vastedad de universos llenos de sentimientos, emociones, pensamientos, sueños, miedos, sensaciones e historias; que solo al leerlos podemos ingresar plenamente en ellos y navegar por cada uno como si fuesen nuestros.

Universos que se conectan entre las letras que se escriben y las letras que se leen, creando realidades que convergen unas con otras, haciéndonos ver, que no somos tan diferentes unos de otros.

Cada letra, palabra y espacio entre ellas alberga innumerables mundos que nos llevan a suspirar por un romance, a temer por el miedo mismo o meditar sobre nuestra propia vida. Mundos que están dentro y fuera de estos versos, dentro y fuera de nosotros mismos.

Porque en cada verso, de cada poema, se encuentra un multiverso de nosotros mismos y de cada ser de este mundo.

La semilla de la humanidad

Quiero empezar estas palabras citando las de alguien más, y es una persona a que admiro mucho:


«La semilla de las ideas falsas germina y crece hasta convertirse en relaciones sociales injustas y perniciosas que producen sufrimiento.»
— Vishal Mangalwadi, Verdad y Transformación —

Por lo mismo, este día no quiero escribir versos, que causen suspiros o pensamientos románticos, o mucho menos filosofar sobre el tiempo o el espacio. Hoy quiero escribirle a nuestra humanidad (nuestra conciencia), esa que está muriendo dentro de nosotros por no querer ver la realidad que nos rodea.

Lo que ha estado sucediendo en Francia, lo que hicieron con el piloto jordano, lo que le hicieron a los 21 jóvenes en una playa de la provincia de Trípoli, lo que hicieron con 148 estudiantes universitarios kenianos y muchas otras ejecuciones masivas a lo largo de nuestra historia; esos no son actos religiosos, son actos terroristas.

Y sí, soy parte de todos aquellos que estamos indignados, molestos y muy tristes por …

Amor carmesí

Un amor inmensurable
dio inicio a una travesía de dolor agónico.
Cada segundo desde esa noche de terror inminente,
sólo fue un paso más hacia la muerte.

La humillación déspota
y llena de dolor penetrante,
fueron el plato central
de una tortura sin razón aparente.

A quienes vino lo traicionaron,
dejándolo ahí en medio de una soledad sofocante
y una muerte lenta.

Y ahí, sufriendo el dolor de otros,
sólo pronunció más palabras de amor,y luego un último suspiro,
fue el precursor del silencio y la muerte.

Fue entonces,
en ese momento
donde la muerte fue vida,
y la vida muerte;
donde un sacrificio de amor
trascendió más allá de todo y de todos.
Un amor sellado en sangre,
en sangre carmesí.