Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2015

Aferrándome

Aquí estoy, viendo al techo, pendiente del tiempo y contando los respiros. Ausente entre momentos, y más real entre parpadeos. Aferrándome aún suspiro que crece y se alimenta de un recuerdo; uno que lleva tu nombre y el escalofrío de tus besos.

Arrebatos inexactos, aventuras perfectas

Él, en un súbito arrebato de espontaneidad y aventura, extiende su mano y dice: — Acompáñame. Luego solo sonríe como niño y no agrega más explicación a lo dicho.
¿A dónde? — pregunta ella. Viéndole fijamente, con una mirada llena de curiosidad y ternura. Él responde con mucha honestidad y casi de inmediato, — No lo sé. Lo único que tengo claro es que quiero caminar contigo.
Ninguno sabe adonde irán, pero los dos salen de ese lugar de la mano, caminando a un futuro inexacto, pero perfecto para ambos.

En un mundo paralelo

Mientras tanto en un mundo paralelo, dos seres, una bella dama y un honesto caballero se encuentran por casualidad; sus miradas colisionan, mientras sus almas se funden en una sola y el destino confabula con el romance, para hacer de aquel momento, el inicio y el final de dos vidas.

El horizonte te espera

Sigue el rumbo natural de tus emociones, sigue el camino de tus pensamientos. Camina firme, viendo el horizonte que te espera, que anhela tu regreso; pues siempre has pertenecido a ese lugar anónimo, a ese lugar lleno de ti.

Inexplicable

¿Cómo explicas lo inimaginable?, ¿cómo razonas lo ilógico?, ¿cómo puedes poner palabras a aquello que no puede ser nombrado?.
¿Puede acaso el hombre llegar a entender, cuando todo carece de sentido?.
¿Qué sucede cuando la nada se vuelve todo?, ¿cuándo el tiempo se detiene dentro de ti pero la vida sigue su curso?, ¿cómo puedes existir, cuando ya no hay realidad?.
¿Puede acaso el hombre llegar a comprender, cuando todo ha perdido la razón?.

Entre latido y latido

Y es entonces, en medio de un suspiro y un parpadeo, en ese instante entre latido y latido donde el corazón se detiene y vuelve a vivir. En ese fragmento de tiempo, en ese pedazo de eternidad y vida mortal, en ese momento carente de todo y de súbita vulnerabilidad; en esa diminuta porción de tiempo apareces tú, y entonces entiendo el significado de «destino» y «amor», y como los dos se vuelven uno al encontrarme ahí frente a ti, preso ante tu mirada y cautivo ante tu gran hermosura.

Mas allá

Mas allá del tiempo, de lo que es y lo que fue; mas allá de la realidad, de lo que se siente y espera. Mas allá de los sueños y la imaginación de un irracional; mas allá de toda interrogante o ley absoluta. Mucho mas allá del infinito y de la misma eternidad. Es ahí, justo ahí donde pertenecemos, donde siempre estuvimos, donde siempre estaremos tú y yo; y este amor que siempre tuvo que ser.

Teatral y circense

Actos subversivos llenos de inimaginables y súbitas emociones, que traen consigo intrincadas situaciones e inesperados actos de comedia; donde el drama se respira por la piel, el miedo se presiente y el romance se construye tras cada cierre de telón.
Porque así es la vida de teatral y circense, pues en medio del caos y el colapso de cientos de posibilidades, el desenlace esta a solo dos actos del presente; con un final que se escribe constantemente, luego de un respiro y el parpadeo de un sueño.

Relativo

Contigo, el tiempo se condensa y se expande según la cantidad de latidos que se dan entre suspiro y respiro.
Contigo, cada momento es una eternidad sumergida en si misma; y el vacío de tu ausencia se vuelve el colapso de la serenidad, en menos de un parpadeo.
Contigo, cada contacto absorbe la esencia del tiempo, congelando cada segundo y convirtiendo en infinito aquello que es mortal.
Contigo, el centro de la existencia no radica en el pasar del tiempo, radica en esos momentos carentes de realidad donde todo es inmortal y completamente posible.
Pues contigo, la relatividad es constante, y el amor, es infinito.