Entre latido y latido

Y es entonces, en medio de un suspiro y un parpadeo, en ese instante entre latido y latido donde el corazón se detiene y vuelve a vivir. En ese fragmento de tiempo, en ese pedazo de eternidad y vida mortal, en ese momento carente de todo y de súbita vulnerabilidad; en esa diminuta porción de tiempo apareces tú, y entonces entiendo el significado de «destino» y «amor», y como los dos se vuelven uno al encontrarme ahí frente a ti, preso ante tu mirada y cautivo ante tu gran hermosura.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)