Relativo

Contigo, el tiempo se condensa y se expande según la cantidad de latidos que se dan entre suspiro y respiro.
Contigo, cada momento es una eternidad sumergida en si misma; y el vacío de tu ausencia se vuelve el colapso de la serenidad, en menos de un parpadeo.
Contigo, cada contacto absorbe la esencia del tiempo, congelando cada segundo y convirtiendo en infinito aquello que es mortal.
Contigo, el centro de la existencia no radica en el pasar del tiempo, radica en esos momentos carentes de realidad donde todo es inmortal y completamente posible.
Pues contigo, la relatividad es constante, y el amor, es infinito.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)