Entradas

Mostrando entradas de enero, 2014

Tus Besos

Suspiro por cada beso
que aún no te he podido dar,
por esos besos que deseo con el alma
y que me vuelven loco con solo pensar.

Suspiro con deseo y con desesperación,
de tenerte entre mis brazos
y besarte con pasión.

Suspiro por tus labios
con tanta determinación,
que sueño con ellos
cada noche en mi fría habitación.

Y entonces, tras cada suspiro
me pregunto en mi mente
¿cuándo será el momento
en que te bese apasionadamente?.

Mis pensamientos vuelan con tanta efusión,
que con tan solo imaginar tus besos
se paraliza mi corazón.

Porqué ya no se si suspiro o respiro
cada vez que te deseo besar,
porque es mi cuerpo mismo
el que te necesita como el aire al respirar.

Entonces dime, ¡oh sublime y bello ser!
¿Cuándo tendré la oportunidad,
de que mis ojos te vuelvan a ver?

Pues lo único que calmara esta sed de ti,
es probar tus labios llenos de amor
y dulce frenesí.

Viaje fuera de ti

Guardaré en mi memoria cada beso, cada abrazo  y caricia que nos demos; así, cuando este lejos de ti y ese sentimiento que me ahoga, ese sentimiento que tortura mi ser, ese que se hace presente  cuando te extraño tanto, visite mi solitario corazón; solo tendré que cerrar mis ojos y viajaré a esos recuerdos,  los cuales me llevaran a ti  y de inmediato veré tus ojos,  sentiré tus labios y me estremeceré al tocar tu tersa piel; entonces, mitigaré la agonía  que provoca tu lejanía, en este viaje fuera de ti.

Lagrimas en el metro…

Al salir de mi casa, nunca pensé que terminaría escribiendo de algo que me acontecería en el metro…

Esta tarde me subí al metro pensando un sinfín de cosas y sintiendo una pluralidad de sentimientos. Y como ya es costumbre, decidí sentarme en un asiento junto a la ventana; si, soy de esos que van viendo al vacío en movimiento a través de una ventana en cualquier vehículo, me resulta tan inspirador y relajante. Pero durante mi viaje urbano por la ciudad, por alguna razón volteo a ver hacia el asiento que me quedaba en frente, el metro se encontraba lleno, pero en un espacio vacío entre persona y persona se lograba distinguir el rostro de una mujer; la cual, comenzó a llorar sin previo aviso. Las lagrimas comenzaron a rodar por sus mejillas, sin poder contenerlas. No quería llorar, no ahí, no en ese lugar; pero mientras mas limpiaba su rostro mas brotaban las lagrimas de sus ojos, casi podrían decirse que sus lagrimas parecían la Hidra de Lerna. Sus lagrimas no dejaban de salir y eso la …

Historias entre otra historia (Historia No. 6)

Tocan a mi puerta con mucha desesperación, y cuando abro mi puerta quien miro es a ti, "El Amor":

Sonrío levemente antes de decir — Amor, amor… amor. Tú que prometiste no volver, tú que decidiste alejarte de mi, ahora tocas a mi puerta de nuevo. Tú y yo sabemos que no hemos tenido la mejor historia juntos, que lo nuestro nunca a funcionado, y aun así, regresas; pretendiendo que con una sola mirada crea que esta vez será diferente. Ven, pasa y siéntate, explícame que es lo que tienes que decir a tu favor, dime porque creer en ti de nuevo, porque he de confiar que todo será diferente. Podrías explicar porqué trae días de dolor, noches de lagrimas y tras reconstruir mi orgullo y corazón, vienes de nuevo aquí, te presentas ante mi. Dime, ¿acaso no fue suficiente dolor el que sentí antes? ¿es acaso que tu y yo no sufrimos demasiado? ¿o es qué no tienes memoria y por eso es que regresas de esta manera de nuevo?. Explícame, dime porqué he de creer en ti, en tener la esperanza que es…

¿Olvidarte?

¿Olvidarte yo?. ¿Acaso el pájaro olvida como volar?, ¿o el león puede olvidar como cazar?, ¿el sol olvida acaso como salir cada mañana por el horizonte?, ¿o es posible que aún el mismo mar olvida como crear olas?… no te confundas ni lo dudes o lo tengas como una opción palpable. Yo nuca te olvidare, aún se acabe el mundo, y el sol y la luna se caigan del cielo, yo nunca podré olvidarte. Porque olvidar tu nombre seria como no reconocer quien soy, olvidar como saben tus besos seria un suicidio, olvidar lo suave de tu piel seria conocer cara a cara a la agonía, olvidar como me pierdo en tu mirada seria la amputación de mi alma; olvidarte seria dejar de existir, de soñar y hasta de respirar. ¿Olvidarte?… no, no podría.

Hermosa

Niña hermosa, con belleza de ninfa y aires de musa, tú que entraste en mis ojos y te quedaste en mi mente, que vagas por mis sueños y te refugias en mi corazón.  Tú Niña hermosa,  con belleza de luna y aires de estrella,  tú que te escondes en mis palabras  y te acurrucas en mis versos,  que caminas en mi inconsciente,  haciéndote palpable en cada letra que escribo.  Tú, niña de hermoso parecer, con la belleza de Calíope y la hermosura de Erató,  tú que te adueñaste de mi inspiración,  llevándome al éxtasis y furor literario,  que me has sumergido en un frenesí divino  y en una locura poética.  Tú, niña hermosa,  tú ninfa de mi inspiración,  tú eres mi epifanía y mi adoración,  tú y solo tú, eres a quien le pertenece mi corazón.

Infinitos Efímeros (a espada de Damocles)

Infinitos que se escurren entre las manos y se convierten en segundos mortales, dandole paso a la desesperación y la desolación de la vida fugaz. Estremeciendo cada partícula que agoniza en este cuerpo formado del polvo y de esta esencia vital que fue conformada de un soplo de vida. Infinitos con sabor a lo que fue y nunca será, que son los precursores de los "nuncas" y los "hubieras". Sombras que atormentan nuestro presente, alterando nuestro porvenir. Infinitos inestables que nos hacen sentir a espada de Damocles, anunciando un peligro inminente a nuestro presente continuo, recordándonos lo inconstante y veleidoso que puede ser la felicidad… si, aquí estoy en medio de este tormentoso infinito, discutiendo conmigo mismo de la fluidez del mismo, de sus caprichos y de sus ingenuidades que hacen de mi destino una veleta sin sentido. Heme aquí, preso y esclavo de este infinito que se me hace agobiante dentro de mis pensamientos recurrentes; pero que al final de todo, …

Y dormí para volver a despertar…

Mientras dormía desperté
una brisa suave y cálida de verano
entraba por la carpa donde dormíamos. Desde la carpa se podía ver un lago lleno de gran esplendor; arboles que derrochaban majestuosidad y flores que llenaban de colorido todo el lugar.  Entre cobijas y sabanas estábamos tu y yo, acostados en medio del paraíso;  al darme vuelta tu estabas ahí, abrazándome y sonriendo, sumergida en un profundo sueño. Te vi fijamente y me di cuenta que ese día te amaba mas de lo que nunca te había amado. Acercándote a mi y te abracé dulcemente, besé tu frente y susurre a tu oído "eres el amor de mi vida"…
cerré mis ojos y dormí para volver a despertar junto a ti. 

Y todo comienza donde terminó

Suspiros que quedan presos del desdén del tiempo, 
fragmentos de nosotros mismos que se pierden en el desierto de la soledad,  extractos de nuestra mente que deciden viajar al espacio para alejarse de nosotros.  Estrofas de canciones olvidadas que aparecen en el armario de vidas pasadas,  estructuras mentales que evolucionan entre cada dolor y agonía del corazón; frases que palpitan en medio de nuestro corazón y explotan en una nube de colores. Amores fortuitos que hacen acto de presencia en un abrir y cerrar de ojos, vidas que se esfuman y nacen en cada segundo que respiramos; momentos que se describen solo como una travesía a lo desconocido. Miradas que se pierden entre el vacío de la nada, pero que nos llevan a ideas llenas de luz propia; instantes que se convierten en segundos inmortales al escuchar esa voz que nos hace suspirar… y luego, el ciclo se renueva, y todo comienza donde terminó. 

¿A dónde gime el viento cuando no puede salir?

¿A dónde gime el viento cuando no puede salir? El viento va al mismo lugar donde habitan todas aquellas palabras que no se pudieron pronunciar, al mismo lugar donde moran los sueños que se quieren olvidar, al mismo lugar… donde se encuentra todo lo que pudo haber sido y no fue, en ese lugar, en ese preciso lugar, es donde gime el viento cuando no puede salir.