Hermosa

  • Niña hermosa,
    con belleza de ninfa y aires de musa,
    tú que entraste en mis ojos
    y te quedaste en mi mente,
    que vagas por mis sueños
    y te refugias en mi corazón. 
    Tú Niña hermosa, 
    con belleza de luna y aires de estrella, 
    tú que te escondes en mis palabras 
    y te acurrucas en mis versos, 
    que caminas en mi inconsciente, 
    haciéndote palpable en cada letra que escribo. 
    Tú, niña de hermoso parecer,
    con la belleza de Calíope y la hermosura de Erató, 
    tú que te adueñaste de mi inspiración, 
    llevándome al éxtasis y furor literario, 
    que me has sumergido en un frenesí divino 
    y en una locura poética. 
    Tú, niña hermosa, 
    tú ninfa de mi inspiración, 
    tú eres mi epifanía y mi adoración, 
    tú y solo tú, eres a quien le pertenece mi corazón.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)