Y todo comienza donde terminó

Suspiros que quedan presos del desdén del tiempo, 

fragmentos de nosotros mismos que se pierden en el desierto de la soledad, 
extractos de nuestra mente que deciden viajar al espacio para alejarse de nosotros. 
Estrofas de canciones olvidadas que aparecen en el armario de vidas pasadas, 
estructuras mentales que evolucionan entre cada dolor y agonía del corazón;
frases que palpitan en medio de nuestro corazón y explotan en una nube de colores.
Amores fortuitos que hacen acto de presencia en un abrir y cerrar de ojos,
vidas que se esfuman y nacen en cada segundo que respiramos;
momentos que se describen solo como una travesía a lo desconocido.
Miradas que se pierden entre el vacío de la nada,
pero que nos llevan a ideas llenas de luz propia;
instantes que se convierten en segundos inmortales
al escuchar esa voz que nos hace suspirar…
y luego, el ciclo se renueva, y todo comienza donde terminó. 
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)