Y dormí para volver a despertar…

Mientras dormía desperté
una brisa suave y cálida de verano
entraba por la carpa donde dormíamos.
Desde la carpa se podía ver un lago
lleno de gran esplendor;
arboles que derrochaban majestuosidad
y flores que llenaban de colorido todo el lugar. 
Entre cobijas y sabanas estábamos tu y yo,
acostados en medio del paraíso; 
al darme vuelta tu estabas ahí,
abrazándome y sonriendo,
sumergida en un profundo sueño.
Te vi fijamente y me di cuenta que ese día
te amaba mas de lo que nunca te había amado.
Acercándote a mi y te abracé dulcemente,
besé tu frente y susurre a tu oído
"eres el amor de mi vida"…
cerré mis ojos y dormí para volver a despertar junto a ti. 
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)