Luego Desperté

Sabes, anoche soñé contigo,
fue un sueño hermoso…
solos tú y yo,
acompañados de la luna,
el viento y el mar.
Caminábamos tomados de la mano,
tú sonreías y yo era feliz.
Así pasamos toda la noche
hasta que el alba rasgó el cielo
y la luz del sol toco nuestra piel.
Nos sentamos,
te robe un beso
y tú… me abrazaste fuertemente,
susurrando a mi oído
un “te amo”,
y yo respondí,
con un “siempre te amare”.
Te tome de la mano de nuevo
y seguimos caminando,
dejando nuestras huellas en la cálida arena…
… luego desperté,
y te extrañé, mucho mas de lo que ya te extrañaba
antes de irme a dormir.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)