Guardo mis labios

Un beso no solo es un beso… un beso siempre lleva un mensaje entre labio y labio. Cada palabra guardada y dicha va impresa en los labios de aquel que decide decir sin palabras, todo aquello que con gran pasión brota de su misma alma.

Un beso lleva palabras de amor, palabras que dicen cuanto extrañas y deseas estar, palabras que se despiden con la esperanza de volverse a ver o dicen lo inevitable de comprender.

Un beso no solo es juntar los labios con alguien mas, un beso va mas allá de un simple acto de costumbre entre dos enamorados; es la expresión misma de la fuerza entre dos corazones y como estos se atraen el uno al otro, para estar unidos a pesar de que estos nacieron separados.

Un beso es tan fuerte que se une al destino para sellar ese pacto predestinado de amor, ese que te hace estar con esa persona a pesar de todo y de todos. Es la misma fuerza que le da vida al romance y la pasión, y nos hace soñar con poder sentir de nuevo la ternura de un suspiro del alma.

Un beso se hace presente en el instante que las palabras no logran decir con claridad todo eso que guarda nuestro corazón, y este logra decir exactamente lo que el otro quiere escuchar, porque su corazón también lo necesita.

Un beso provoca suspiros, sueños y lagrimas de una alegría plena. Es la expresión de un amor puro y sincero, lleno de ternura y esperanza. Un beso es la tinta del poeta y la inspiración de un pintor. Es la fuerza vital de la magia y la fantasía, es el suspiro del alma y el canto de un ángel.

Un beso se convierte en el aire que respiras y en el alimento que comes. Se convierte en tu mensajero y tu poeta, se convierte en lo que sueñas y anhelas, se convierte en tu sello y en tus promesas, se convierte en todo lo que necesitas para sentirte vivo.

Por eso, guardo mis labios para ti, porque solo tú mereces cada uno de mis besos.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)