El amanecer tocó a mi puerta

Y entonces el amanecer tocó a mi puerta, siendo el vaticinio de un presente inevitable. Anunciando a través del glorioso cantar de las aves, que todo era posible este día. Que los sueños de una mente aturdida, y que las palabras del corazón de un poeta nostálgico, podían volverse la continuidad de una vida volátil; siendo solo el inicio de una infinidad de hermosas causalidades y el choque, entre la verdad y el destino.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)