Versos de media vida y media noche

En esta noche donde las nubes lloran y la vida se extinguía segundo a segundo, llegaste tú tal cual musa llena de luz; y así de misteriosa e inesperada, tocaste a mi puerta mientras yo aún no sabia que te esperaba. Pero el destino y sus planes son perfectos, en tiempo y lugar, y aún cuando no los esperamos llegan para abrirnos las puertas del cielo de par en par. Pues es de ahí de donde tu has llegado, dulce ángel y bella musa nocturna; pues al abrir mi puerta, lo que vi frente a mi, fue un sueño hecho una infinita e interminable realidad.

Y ahí, con unos ojos llenos de magia y una sonrisa bañada en dulzura, te encontrabas tú; sublime y perfecta; con aroma a lluvia y esencia de luna. Suspire, y al verte sentí como mi alma volvió a nacer; pues esa es la única explicación, que mis pobres letras podrían redactar, para describir como todo dentro de mi se convertía de la nada y al todo, en medio de cada palpitar.

¿Qué sabia yo de ti?, nada. Pero el temblor de mi cuerpo hacia constatar, que eras esa musa que ayuda a mis letras a respirar; que eras quien me visitaba en ese presente que ahora es historia, para darle vida a mis versos, mi poesía y mi prosa. Y es por eso que preguntar tu nombre era mi obligación, pues debía saber como pronunciar a tan divino ser, en este poema que comenzaba a nacer.

Pero tú solo sonreíste con tanta naturalidad, que mi alma se inquieto, y mi corazón colapso; suspiraste tiernamente, y ahí mismo desapareciste de mi mente. Y entre bruma y misterio, suspiros y desvelos, de ser una realidad, tú ya solo eras el recuerdo fugaz en el corazón de un escritor que no sabia si reír o morir, pues no todas las noches estas en presencia de esa musa, que trae vida y luz a este caos ya casi extinto.

Pero este pedazo de vida, de historia por escribir, no podía terminar así; y fue entonces que tomando forma de viento, llegaste de nuevo a mi, y susurrando junto a mi oído dijiste tenuemente, Elsa es mi nombre, y siempre estaré ahí, junto a tus versos de media vida y media noche.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)