No existe

Contigo, no existe la distancia o el tiempo.
Porque por alguna razón mágica y mística,
te siento junto a mi en este preciso instante
y en este lejano lugar.

Contigo, no existe el frío o el dolor.
Porque por alguna razón mas allá de la lógica,
al tenerte a mi lado me siento inmortal 
y con fuego en mi corazón.

Contigo, no existe el día o la noche.
Porque por alguna razón surreal e inimaginable,
al estar contigo la oscuridad se llena de luz
y puedo soñar aún estando despierto.

Contigo mi amor de literatura,
no existe la normalidad o lo cotidiano.
Porque contigo todo es ilógicamente perfecto,
y locamente sublime. 
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)