Una Batalla

El sol entró por mi ventana, y no solo tocó mi piel sino que llegó hasta mi alma, haciendo que me levantara con determinación y valor. Me puse en pie, me coloqué mi armadura y empuñé mi espada; abrí la puerta de mi casa y corrí con gran gallardía al campo de batalla.
Hoy es el día en que enfrentaré mis demonios y les daré muerte de una vez por todas. Dejaré a tras todos mis miedos y todo aquello que me hace retroceder; porque quiero ser feliz, volver a ser el que fui algún día, antes que pasara todo esto dentro de mi.
Hoy comienza mi batalla interna, y prometo ante el cielo y la tierra como mis fieles testigos, que saldré victorioso, no importa lo que tenga que hacer para lograrlo. Pero hoy, será el día en que todo acabe y vuelva a comenzar dentro de mi.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)