Porque así fue

Yo no te busqué, porque no sabía que un amor así existía; si lo hubiera sabido, créeme que te habría buscado con locura y desesperación, sin descanso día tras día, noche tras noche. Hubiera clamado al viento tu nombre y preguntado al mundo entero sobre ti, hasta encontrarte y tenerte entre mis brazos.

Pero el destino y la predestinación disfrazada de casualidad y cotidianidad, te llevaron a mi, y junto con tu mirada y tus dulces letras se aseguraron de entrar en mi alma en el momento justo e indicado; en ese instante donde mi soledad estaba lista para compartirse con alguien mas, donde el amanecer de mi tiempo se entrelazó con el otoño de tus años, haciendo el instante justo para amar.


En menos de lo que el tiempo se convierte en recuerdos, te convertiste en esa necesidad latente en mi; una necesitad de tu cercanía, de escuchar tu voz, de ver tu mirada, de sentir tus caricias y compartir cada segundo de mi existencia contigo.

Y si quedaba duda alguna, llegó ese beso que aclaró lo que ya se hacia evidente en mi interior. Comprendí en segundos, que mi alma fue hecha para encajar directamente en la tuya, que mis brazos fueron creados para darle calor a tu cuerpo, que mis labios fueron diseñados para robarte el aliento y que mi corazón no estaría completo sin tu dulce y delicado amor.


Porque así fue, como descubrí que el amor era verdad y no una simple historia de cuna. Que el amor tenia un nombre, y que este se pronunciaba como el tuyo. Que los finales felices no existen, pero que el amor eterno es real. Que los segundo se vuelven eternidad y que la vida si es vida cuando se ama con tanta intensidad.


Ahora ya lo sabes. Que tu mi amor, eres mi hermosa y necesaria casualidad, mi razón de amar y de ser completamente feliz.


Te amo. 

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)