Como quisimos alguna vez

Palabras marchitas y sentimientos al borde del colapso; sueños agonizantes y anhelos que sufre al caer el alba. Versos que han perdido su camino y han dejado de respirar, que han caído en la oscuridad y el dolor de un atardecer.

Poemas que ya no hablan de eso que queremos, sino que hablan de lo que tuvimos, y aún necesitamos. Que lloran entre lineas y están a medio vivir; entre el umbral de lo incierto y desconocido.

Todo, todo por el silencio de una ausencia, una ausencia de eso medular y vital en nuestras vidas. Silencios distantes que separan los corazones, y asesinan lo poco de humanidad que queda en ellos; pero que aún mal heridos y rotos, creían que todo pidona ser diferente.

Silencios que hacen extrañar, que hacen querer desaparecer y volver a nacer; con la esperanza que todo pueda ser, como quisimos alguna vez.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)