Propios y ajenos

El ser humano es el único asesino y verdugo de sentimientos, tanto de propios como de ajenos. Pero también tiene la habilidad de curar, restaurar, cuidar, proteger y resucitar sentimientos; tanto los propios, como los ajenos.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)