Frenesí divino y locura poética

Vienes a mi como susurro seductor, endulzando mi oído y estremeciéndome hasta el alma. Para luego convertirte en mis versos y poemas, y en cada sueño literario que tengo en lo mas profundo de mi alma.
Vienes a mi como susurro seductor, acariciando mi piel y envolviendo mi mente en un sin fin de sentimientos. Para luego convertirte en mi única inspiración, y en cada latido de mi enloquecido corazón.
Porque vienes a mi como susurro seductor, acercándote como un sutil y efectivo cazador. Y yo al sentirte, me vuelvo vulnerable a ti, para luego convertirme en tu feliz presa, en tu fiel escritor, y en tu enamorado poeta.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)