La puerta

Quiero ser la puerta que cruces para descubrir el amor. Ese que es tan romántico como pasional, tan tierno como intenso, tan racional como ilógico; tan confuso y complejo, pero tan vital como el aire que respiras.

Quiero ser la puerta que cruces para encontrarte con el amor. Ese que es el responsable de suspiros y sonrisas sin previo aviso, de sueños reales y realidades de ensueño, de convertir todo en poesía y en historias llenas de dulzura; pero al mismo tiempo ese que es el causante de miedos y temores que refuerzan la veracidad de lo que sientes.

Quiero ser esa puerta que te lleve, te enseñe, te demuestre y compruebe que es en verdad el amar. Y así, puedas experimentar cómo se siente, cómo se percibe y se ve; cómo florece, evoluciona y se mantiene. Cómo este logra ser mas de lo que siempre pensamos y menos de lo que podemos demostrar, pues se vuelve complejo e imposible demostrarlo en una sola vida.

Ese es mi deseo, ser esa puerta, esa entrada a una vida diferente, una vida plena y llena de un amor que tú mereces.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)