Cercanía lejana

Admiremos juntos esta noche la luna, y a la distancia, entrelacemos las miradas, mezclemos nuestras almas y hagamos de esta noche un recuerdo que perdure mil vidas y un poco más que eso.
Y así, en las noches lejanas siempre nos tendremos muy cerca; tocando nuestra piel a través del viento y besando nuestros labios a través del frío de la noche; abrazándonos con palabras, amándonos a la distancia, y soñando juntos, nuestro próximo encuentro de luna.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)