Un bardo

Aquel que ha escogido llevar la vida de un bardo, sabe con exactitud, que esta no será como la de los demás. Pues este no ve, no siente, no piensa, no sueña; no percibe el mundo de la misma forma en que lo hace el resto, y eso trae fuertes y caóticas consecuencias en su caminar por este insólito paraje de apariencias.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)