Un ruego al sol

Qué te parece si esta noche le rogamos al sol que no salga jamás, para que juntos disfrutemos de una noche eterna; y así, podamos amarnos en silencio y muy despacio, sin prisas y sin miedos, sólo amándonos, como tú y yo nos lo merecemos.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)