Tú la culpable de todo

Tú mi dulce amor,
tú que me haces sonreír como un niño,
que me haces suspirar como un loco enamorado,
que me haces soñar como un hombre
que cree en el mañana,
y que me haces escribir como un poeta
que encontró su musa eterna.
Tú mi dulce amor,
eres la culpable de este cambio rotundo en mi,
tú eres la responsable de tanto amor en mi alma,
y eres a quien quiero culpar toda mi vida
por haberme enamorado tan hermosamente.
Te amo solo a ti, mi dulce y bello amor.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

Sin respirar de repente (asma)

¿Qué nos hace ser lo que somos?