Tormenta de mujer

Hoy hay una tormenta en ti.
Una tormenta donde ser mujer es un sufrimiento agónico, donde ser mujer es un suplicio y una aflicción; aún en esos momentos donde me es difícil y casi imposible llegar a que entiendas o comprendas mis palabras a la perfección; aún en esos instantes que odias al mundo entero y no quieres que te ame, yo estera contigo.
Porque quiero abrazarte aún si no lo necesitas, quiero besarte aún sino lo pides; quiero hacerte cariños en tu cabello, aún si sientes que no es necesario. Porque quiero cuidar de ti aún sino me quieres a tu lado, y quiero hacerlo en este instante, ahora mismo, hoy que sufres.
Hoy que tu mundo esta de cabeza, que tus sentimientos colapsan al respirar, y que tus pensamientos se vuelven el verdugo de tus dudas; y lo quiero hacer hoy para que mañana, al pasar la tormenta, sientas que te amé, aún en esos días que duele ser mujer.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)