Carceleros y Prisioneros

Suspiros que se quedan

atrapados en el viento
y mueren en una agonía lenta
llena de desesperación y furia.

Palabras que se convierten
en prisioneras de la mente,
olvidando que se siente estar en libertad,
marchitándose con el paso del tiempo
hasta perder su color.

Sentimientos que se ahogan
en un mar de miedos y heridas sin sanar,
gritando por auxilio,
en medio de un mundo sordo 
ante la sensibilidad.

Instantes fugaces que se estremecen
en la vulnerabilidad de un corazón
maltrecho y lleno de ilusiones
que colapsó ante la realidad.

Sueños que dejaron de ser lo que eran
para convertirse en pesadillas
llenas de crueldad.


Porque la vida ha dejado de ser vida

y se ha convertido en la prisión
de todos los sueños rotos
y las palabras de amor que hicieron daño.

Porque esta vida se ha convertido en una brumosa 
percepción de lo que es la verdad,
dejando a su paso solo la sombra
de aquello que es y pudo ser.

Percibiéndose de una forma brutal
y sintiéndose como una tortura medieval,
porque nosotros así lo decidimos,
así vivimos, y así sobrevivimos
a nuestra propia falta de libertad.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)