Teatro

En el teatro, la carencia de la razón se hace presente en cada representación y cada verso que sale del alma del actor. Convirtiéndose en la realidad de un sentimiento oculto o un anhelo mas allá de nuestra percepción.

Nosotros, los actores nos apropiamos de una vida y sentimientos que no son nuestros, pero que los necesitamos para sentirnos vivos al colocar nuestros pies sobre el aturdido y feroz escenario.

Nos presentamos ante cada expectante listos para mentir y hacer creer lo que no es como si fuese, convirtiéndonos en ilusionistas de vidas.

Al estar en cada asiento, a tan solo unos minutos, antes de que ese telón se abra, cada expectante se convierte en un alma ingenua, esperando con ansias que le mintamos y engañemos con mundos surreales y vidas que ellos quisieran tener.

Y es entonces, utilizando los sueños, los recuerdos y la imaginación de cada uno de ellos, como herramientas que nos facilitan la inducción a una gran ilusión, la cual esta llena de belleza y hermosura.

Todo, para que juntos, expectantes e ilusionistas de vidas, podamos viajar a esos mundos dentro de nuestros corazones; y así, podamos sentirnos vivos, dentro de este mundo, al cual llamamos teatro.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)