El sustantivo de una pasión

Instante de locura, de infinita sublevación irracional, sumergido en el ímpetu y el frenesí mental. Momento de carencia de razón, que se pierde así mismo y cortan toda relación con la realidad; creando a su vez, un colapso de iluminación y éxtasis espiritual. Instante de suprarealidad donde el cuerpo se transforma en el receptor perfecto de sensaciones y sentimientos sublimes, que en un solo parpadeo, nos lleva a la gloria de un amanecer y a la majestuosidad de la noche. Momento de delirio estrambótico, donde el alma se enajena por las ansias de arrebato y libertad, y así poder sentir el aliento divino de un deseo, uno que va mas allá de la misma gloria.
Sí, solo un instante, solo un momento es necesario para que la locura sea el sustantivo perfecto de una pasión.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)