La lluvia cesó

Y un día, la lluvia cesó, y cada cosa en el universo tomó su lugar; todo en este vasto mundo era algo nuevo y al mismo tiempo, era lo que siempre fue. Todo tenia un radiante brillo, y el aroma a lluvia acentuaba la magnificencia de todo, hacia que cada cosa fuera aún mas perfecta y única; el viento rozó cada ente a su paso, y con cada roce un romance y un beso sucedió.
Entonces, así de repente, un día la lluvia cesó; el día fue día y la noche noche. Cada tarde fue ese descanso perfecto y la madrugada, ese momento idóneo para soñar; cada suspiro fue como una suave brisa de verano y cada sonrisa, el bello inicio de una historia. Todo era un instante inmortal e inmarcesible; cada ser, objeto y hasta el mismo tiempo, era eterno.
Sí, la lluvia cesó, y la vida continuó.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)