Poesía

La poesía se encuentra en todo lugar, en cada rincón del mundo y en cada recovejo del alma; ya que poesía es respirar, dormir y escribir; poesía es vivir.

Poesía es amar, sonreír y llorar; es sufrir, soñar y hasta tropezar al caminar. La poesía se encuentra en todo lugar, en el aleteo de un ala al surcar los cielos y hasta en el parpadeo de un ojo al observar; en el callejón más sucio y oscuro que puedas encontrar, así como en un campo lleno de esplendor por el radiante Sol.

Poesía es ver y sentir todo lo que existe, y hasta percibir todo aquello que carece de existencia, lógica o raciocinio humano. Es ver armonía, perfección y deleite en el suplicio, y es ver lo innoble, monstruoso y vil en el amor; es hacer de un fragmento un Todo, y de un Todo un suspiro. Es encontrar versos en la misma muerte, y prosa en en ultimo aliento de vida. Es apreciar la magnificencia de la imperfección y encontrar la perfección en lo detalles anómalos de un cuerpo al natural.

La poesía se encuentra en ti y en mi, en el Sol al amanecer y en la Luna al anochecer, en cada estrella del firmamento infinito, y en el viento que lleva sinfonías y caricias llenas de esperanza y romanticismo. La poesía se encuentra en todo lugar, puesto que poesía es inspiración, aspiración y creación; es inicio, caos, desenlace y final.

Poesía es Todo y Nada, es un acto sublime y un respiro mortal; es un beso, un gesto y hasta el encuentro de una mirada por casualidad. La poesía es destino y predestinación; es serendipia, suerte, azar y coincidencia. Poesía fue, es y será el clamor de un ser y la respuesta de un pueblo; poesía es existir.

La poesía se encuentra en todo lugar, en cada rincón del mundo y en cada recoveco del alma; ya que poesía es simplemente la complejidad perfecta y admirable de vivir, y nada más. 
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)