Lagrimas

Lagrimas sin sentido y motivo aparente que desahogan el alma de quien las llama, acosadas por esqueletos en el armario e historias que se reescriben así mismas. Lagrimas amargas que su único interés es refrescar el corazón del cansado y abatido. Nada ni nadie las puede detener cuando deciden emerger de las profundidades de nuestro ser, ellas tienen vida propia y un propósito que cumplir. Lagrimas que quisiéramos detener y cubrir con una máscara de hipocresía, para dejar de sentir y recordad por un momento; pero la desesperación desemboca los mares en nuestro interior y es allí donde las aguas fluyen sin medida alguna, sacando todo aquello que decidimos ahogar y olvidar. Y así como una tormenta golpea tierra firme destruyendo todo a su paso, creando caos y melancolía; de esa misma forma el silencio, la tranquilidad y paz se hacen presentes para hacernos recordar que todo tiene un fin y que debemos guardar esas lagrimas para un futuro incierto y fugaz, el cual no podemos evadir.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)