Tratando de no perderse en el camino

La vida es un camino que todos recorremos. Éste, esta lleno de travesías, búsquedas y encuentros, formando una rapsodia de circunstancias y haciendo de todo eso una tragedia digna de un escritor. Pero, cuando nos encontramos con lo inesperado, con aquello que marcara un antes y un después, con ese instante que definirá nuestro drama, tratamos de no perdernos es ese camino, puesto que la agonía, la tristeza y la inseguridad son coprotagonistas en este caminar. Una bruma de confusión y desesperación se hace presente, mientras tratamos de concentraron en que todo esto es sólo es una parte pequeña del recorrido, para no extraviarnos es este camino que se convirtió en laberinto.

Pero las lagrimas se hacen presentes envolviendo todo en un mar de incertidumbre y convirtiendo todo en una circunstancia bizarra. Pero te sigues repitiendo a ti mismo que no debes perderte en el camino, pero mientras mas avanzas todo se complica, todo se vuelve mas y mas un novela de Edgar Allan Poe. Casa segundo se vuelve eternidad y cada día en una noche sin luna, todo se aleja de ti y te quedas solo sintiendo ese sentimiento de soledad que carcome centímetro a centímetro las entrañas, y dejando una sensaciones de frío a nuestro alrededor.

Cada paso que das es sólo con la intención de no extraviarte en este tramo del camino, cada respiro que damos sólo es para recordarnos que aun estas vivos y que podemos continuar. Éste sentimiento de supervivencia es lo único que nos mantienes en pie y caminando, el ver al final del camino algo que aun no existe pero que tienes la esperanza que pronto lo veras, eso hace fuerte nuestra fe y nos ayuda a seguir gritando a nuestra alma, que no nos perderemos en el camino y llegaremos al final, un final donde seremos mas fuertes y sabios.

Porque así es este camino llamado vida.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)