Luna

Luna, tú que me haces suspirar, 
que me permites verte y perderme en tu singular hermosura, 
tú que me haces querer estar en otro lugar,
que logras hacerme creer nuevamente en una tierra llamada Nunca Jamas.

Luna, tú que me haces escribirte en esta noche,
que sabes mis secretos de amor y desilusión;
tú que me viste sonreír y llorar,
que me haces sentir que todo es una dulce epifanía.

Luna, tú que me haces soñar con letras mágicas,
que me haces cantar estrofas hermosas y tiernas;
tú que siempre me consuelas y acompañas,
que siempre te haces presente para recordarme que dulce es la vida.

Luna, sólo tú tienes ese efecto en mi,
que me haces temblar y recordar;
tú quien me ves desde el cielo y me enamoras,
y que pase lo que pase siempre estarás allí para mi,
un escritor enamorado de ti.     
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)