Al natural y sin pensar

Provócame al natural, sedúceme sin pensar,
que mi alma y mi cuerpo, te quieren abrazar;
así de perfecta como lo eres al despertar.
Quiero tenerte en mi vida y sin dudar,
poder decirte que eres como mi respirar.

Ven y provócame al natural, sedúceme sin pensar,
camina hacia mi con tu hermoso andar,
que mi alma clama por ti sin poder gritar;
porque eres lo que mis labios quieren pronunciar,
lo que mi piel pide acariciar, y mi mente anhela soñar. 

Solo provócame al natural, sedúceme sin pensar
y hazme recordar, que soy ese por quien quieres amar;
ese con quien quieres despertar y reír hasta llorar.
Porque yo he de confesar, que yo a ti si te quiero amar,
desde este preciso instante hasta nunca terminar.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)