Musa nocturna

Musa nocturna,
tú que me llenas de suspiros,
que me llevas al recuerdo
y a esos sueños que mi piel añora.

Hoy a ti te escribo.

Pues por ti siento todo este caos de sentimientos,
esta euforia de pensamientos,
y este amor que persiste en ser eterno.

Hoy a ti te escribo.

A ti que vives en la memoria de mi piel,
que te sumerges en mis sueños más platónicos;
y que llegas incluso,
hasta ese lugar donde nace cada verso en mi interior.

Hoy, a ti te escribo.

Porque cada palabra,
y cada sentimiento encerrado en ellas,
solo a ti te pertenecen y a ti te pertenecerán,
a ti, y solo a ti.

Sí, hoy a ti te escribo.

Pues te siento más que a mi propio ser,
aun más que el aire que respiro;
y ahí, justo ahí,
después de cada latido.

Hoy,
hoy a ti te escribo;
pues es por ti,
que yo vivo.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

Sin respirar de repente (asma)

¿Qué nos hace ser lo que somos?