Cruel tormento

Extractos de furia disueltos en el alma, amalgamando el tiempo y el dolor, convirtiendo todo en un ir y venir del cielo al infierno.
Fragmentos de lluvia interna que despojan el ser, dejando un desolador paraje lleno de viento, frío y desdén.
Pedazos de corazón que aún creen en lo que sienten, pero que agonizantes, gritan en silencio para no convertirse en parte del polvo del olvido.
Tormento insistente, que visitas y muestras lo que no se quiere ver o sentir. Que llevas al ocaso de una luz y que envuelves como si fuese el único ser en esta insolente existencia.
Oh cruel tormento, extracto de furia, tú que asechas sin descanso, y que mejor que un amante, persistes en tu cercanía e insistes en lo nuestro. Cuanto me gustaría tu lejanía, y mi paz, acto seguido a tu huida.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El efecto que causas en mi

¿Qué nos hace ser lo que somos?

Sin respirar de repente (asma)